Nuevas medidas de apoyo a los trabajadores autónomos

La situación de emergencia sanitaria causada por el COVID-19 está produciendo aún efectos para las empresas y el empleo, que exigen mantener las medidas extraordinarias previstas en el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, y en el Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo, de medidas sociales en defensa del empleo.

En este sentido, el Real Decreto-Ley 24/2020, en su título II establece medidas para la protección de los trabajadores autónomos que tienen por objeto aliviar, en el ámbito de la Seguridad Social, de forma progresiva, la carga que el inicio o continuación de la actividad una vez levantado el estado de alarma debe asumir y que tiene sus consecuencias en la economía familiar.

El nuevo paquete de ayudas diseñado para los autónomos está compuesto por dos medidas alternativas y excluyentes entre sí.

Por un lado se prevén exenciones progresivas descendientes en la la obligación de cotizar durante tres meses y por otro lado contempla una nueva variante de la denominada CATA (Prestación de Cese Actividad de los Trabajadores Autónomos).

1. Exenciones de cotización en julio, agosto y septiembre.

Aquellos trabajadores autónomos que estuvieran percibiendo a 30 de junio la prestación por cese de actividad recogida en el artículo 17 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, disfrutarán de las siguientes exenciones de cotización a la Seguridad Social y formación profesional.

a) 100 % de las cotizaciones correspondientes al mes de julio.
b) 50 % de las cotizaciones correspondientes al mes de agosto.
c) 25% de las cotizaciones correspondientes al mes de septiembre

2. Nueva prestación por cese de actividad para el autónomo.

Los trabajadores autónomos que vinieran percibiendo hasta el 30 de junio la prestación extraordinaria por cese de actividad prevista en el artículo 17 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, podrán solicitar la prestación por cese de actividad prevista en el artículo 327 del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, siempre que concurran los requisitos establecidos en los apartados a), b), d) y e) del artículo 330.1 de la norma (Estar afiliados y en alta en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos o en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, en su caso, tener cubierto el período mínimo de cotización necesario por cese de actividad (al menos 12 meses), no haber cumplido la edad ordinaria para causar derecho a la pensión contributiva de jubilación (salvo ausencia de carencia para el acceso a la misma, y por último hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social (en caso contrario se recibirá invitación al pago que de ser atendida en tiempo y forma producirá plenos efectos para la adquisición del derecho a la protección.

Adicionalmente, el acceso a esta prestación exigirá acreditar una reducción en la facturación durante el tercer trimestre del año 2020 de al menos el 75 por ciento en relación con el mismo periodo del año 2019, así como no haber obtenido durante el tercer trimestre de 2020 unos rendimientos netos mensuales superiores a 1939,58€ ni que excedan a 5.818,75 euros en el cómputo trimestral. Igualmente, de tener trabajadores a cargo deberá acreditarse, en el momento de la solicitud, el cumplimiento de todas las obligaciones laborales y de Seguridad Social que tengan asumidas, firmando la correspondiente declaración responsable.

Esta prestación, que es compatible con la actividad por cuenta propia, podrá percibirse como máximo hasta el 30 de septiembre de 2020, a partir de entonces solo se podrá continuar percibiendo esta prestación si se produce el cese efectivo de la actividad.

El reconocimiento a la prestación se llevará a cabo por las mutuas colaboradoras o el Instituto Social de la Marina con carácter provisional con efectos de 1 de julio de 2020 si se solicita antes del 15 de julio, o con efecto desde el día siguiente a la solicitud en otro caso, debiendo ser regularizada a partir del 31 de enero de 2021.

Entre el 21 de octubre de 2020 y el 1 de febrero de 2021 se efectuará por parte de las mutuas colaboradoras campaña de comprobación del cumplimiento de los requisitos para acceder a la prestación. Si de ese procedimiento se derivase un resultado negativo, se procederá a reclamar las prestaciones indebidamente percibidas fijándose por la entidad competente fecha de ingreso. La devolución en plazo de dichas cantidades no generará recargo alguno para el autónomo.

En tanto en cuanto se perciba la prestación, el autónomo mantiene la obligación ingresar en la Tesorería General de la Seguridad Social la totalidad de las cotizaciones aplicando los tipos vigentes a la base de cotización correspondiente, si bien la entidad colaboradora abonará al autónomo, junto con la prestación el importe de las cotizaciones por contingencias comunes que le hubiera correspondido ingresar de encontrarse el trabajador autónomo sin desarrollar actividad alguna.

El trabajador autónomo que haya solicitado el pago de la prestación regulada en este artículo podrá:

a) Renunciar a ella en cualquier momento antes del 31 de agosto de 2020, surtiendo efectos la renuncia el mes siguiente a su comunicación.

b) Devolver por iniciativa propia la prestación por cese de actividad, sin necesidad de esperar a la reclamación de la mutua colaboradora con la Seguridad Social o de la entidad gestora, cuando considere que los ingresos percibidos durante el tercer trimestre de 2020 o la caída de la facturación en ese mismo periodo superarán los umbrales exigidos.